miércoles, 20 de octubre de 2010

RESUMEN

La novela inicia con la descripción detallada de lo que era el valle antes de que llegara las grandes maquinas a destruir todo y cambiarlo por el espeso humo de las fábricas, las calles pavimentadas, grandes casas con inmensos ventales, todo por el llamado “progreso de la civilización”. Las personas ya no eran las mismas, sus caras habían cambiado, su forma de expresar, sus gestos, todo era diferente. Esas nuevas personas que llegaban hablaban de forma diferente, enredado, ninguno entendía nada, ahí empezaría el problema de comunicación. Las tierras fértiles ya no eran fértiles, se habían secado por toda esa maquinaria pesada que trasportaba carbón, ahora lo que daba plata para alimentarnos era las minas, aquellas minas que quedaban en lo alto y era la fuente económica de los extranjeros, que con el cuento del progreso y la civilización estaban matando a la tierra y a las vidas de cada campesino, vago e incluso extranjero “pobre”, que buscaba aquella vida llena de plata y alegría para su familia. Así empieza la historia de Rudesindo Cristancho y la de su familia, que por buscar una nueva forma de vida se encontraron con el gran mostró del capitalismo que deseaba con ansias devorar todo lo que se encontraba a su camino, y a la vez destruir todo aquello que no le sirviera.
Rudesindo ignorante de que era el nuevo progreso y sus consecuencias callo en la red del capitalismo “progreso de la civilización”. Se daría cuenta que su vida de campesino ya no volvería, y sólo le quedaba la resignación, el odio, la soledad y la miseria que lo hundió y hundió a su familia, como el titanic.
Para Rudesindo la vida se le está convirtiendo en un infierno, las pocas esperanzas que conservaba se le habían agotado al recibir su primer sueldo, sueldo que había pasado a ser una miseria. La empresa descontaba a los nuevos una cantidad, cantidad que de alguna forma descuadraba las cuentas de aquellos trabajadores. Esto fue lo que lleno la copa de los trabajadores, a lo cual llevo a que el sindicato se llevara a ser realidad, situación que no le s ayudo mucho, al contrario hizo que sus pocas expectativas a una mejora de su trabajo se desvaneciera por completo.
Rudesindo nunca supo en realidad que era un sindicato y menos que era la palabra revolución. Él había formado su propia definición a lo largo de escuchar las charlas de sus compañeros, especialmente las de Espinel con Grimaldos. Revolución: se reducía a verificar una incursión en el barrio de los extranjeros; sacar de sus casas a los Misteres y Musius (como él los llamaba); ocupar las lujosas habitaciones y enviarlos a trabajar en las minas como jornaleros. Esto era la revolución para Rudesindo.

2 comentarios: